Distritos versus sábanas

En esta elección, estrenamos una “novelería”, que es la elección por circunscripciones electorales, también llamados distritos. Básicamente, consiste en que las provincias más pobladas han sido sub-divididas únicamente para elegir asambleístas. Quiero dividir este post en 3 puntos:

  • · Creación de los distritos
  • · Qué esperar de los distritos
  • · Cómo conviene votar mejor

Estos son los distritos establecidos:

1. Guayas (población total de la provincia: 3’645.483):

1. Parroquias Ximena y Febres Cordero, con 890.648 habitantes: 5 asambleístas,

2. Parroquias Tarqui (una parte) y Pascuales, con 926.092 habitantes: 5 asambleístas,

3. Samborondón, Durán, Playas, el resto de parroquias de Guayaquil y otra parte de la parroquia Tarqui (Acuarela-Sauces, Atarazana, Martha Roldós, Tarqui, Urdenor y Urdesa-Miraflores), con 881.606 habitantes: eligen 5 asambleístas, y

4. Todos los demás cantones de Guayas, 947.137 habitantes: 5 asambleístas.

2. Manabí (población total de la provincia: 1’369.780):

1. Cantones: Bolívar, Chone, El Carmen, Flavio Alfaro, Jama, Junín, Pedernales, Pichincha, Rocafuerte, San Vicente, Sucre (Bahía) y Tosagua: eligen 4 asambleístas y

2. Cantones: 24 de mayo, Jaramijó, Jipijapa, Manta, Montecristi, Olmedo, Paján, Portoviejo, Puerto López y Santa Ana: eligen 5 asambleístas.

3. Quito (población total del distrito metropolitano: 2’239.191):

1. Todas las parroquias urbanas del norte, desde Carcelén y El Condado, hasta San Juan e Itchimbía: elegimos 4 asambleístas,

2. Todas las parroquias urbanas del centro hacia el sur, desde Centro Histórico, hasta Quitumbe y La Ecuatoriana: eligen 5 asambleístas, y

3. Todas las parroquias rurales: eligen 4 asambleístas.

Aparte, Pichincha (excepto Quito) que elige 3 asambleístas, comprende los cantones del norte (Cayambe y Pedro Moncayo), del sur (Mejía y Rumiñahui) y del noroccidente (Puerto Quito, Pedro Vicente Maldonado y San Miguel de los Bancos). Población total de la provincia: 337.096.

· Creación de los distritos

Un distrito o circunscripción electoral normalmente coincide con la división administrativa del país: el Presidente se elige en una circunscripción nacional, que abarca todo el país. Lo mismo los asambleístas nacionales (que son quince) y los parlamentarios andinos (cinco con dos suplentes cada uno).

En circunscripción provincial se eligen los prefectos y, hasta hace poco, los asambleístas. El cambio se aplica sólo en las provincias que eligen ocho o más asambleístas, que son Guayas, Manabí y… Quito (Más adelante explico por qué no es Pichincha). Los Ríos elige seis asambleístas y el resto de provincias, cinco o menos, así que en todas las 21 provincias la circunscripción es igual a la provincia. En los territorios que aplican la distritalización suman 7’254.454 habitantes, que es casi la mitad de la población de todo el Ecuador, proporción parecida cuando hablamos sólo de electores (mayores de 16 años).

La idea de crear circunscripciones no es nueva. De hecho, la Constitución de 1998 estableció que los consejeros provinciales se elijan, unos por voto popular y otros, por los municipios, debiendo ser, éstos últimos, de parroquias diferentes a las parroquias de los consejeros elegidos por el voto popular. Esta norma se aplicó en 2000, pero se reformó en 2002. (Es la única reforma que se hizo a esa Constitución).

El art. 150 del Código de la Democracia establece parámetros para distribuir las circunscripciones:

  • · Las provincias que eligen entre 8 y 12 asambleístas, se dividen en dos circunscripciones,
  • · Las provincias que eligen entre 13 y 18 asambleístas, se dividen en tres circunscripciones y
  • · Las provincias que eligen más de 18 asambleístas, se dividen en cuatro circunscripciones.

El Código de la Democracia encarga al Consejo Nacional Electoral (CNE) a fijar las circunscripciones, siempre que cada circunscripción eliga el mismo número de legisladores, o máximo uno más. El Código de la Democracia entró en vigencia un día después de las elecciones de 2009, por eso no se aplicó este mecanismo en la elección pasada.

El CNE diseñó un proyecto de distritos y difundió ese proyecto entre los partidos y movimientos políticos, que se reúnen en un Consejo Consultivo del CNE. El proyecto de distribución del CNE fue presentado a los sujetos políticos el 16 de julio de 2012 (http://www.cne.gob.ec/images/articulos/Consejo%20Consultivo%20OP/AGENDA%20IV%20CCOP%20definitiva%2013%20jul.pdf ) y luego se realizó un taller el 24 de julio para arribar a la distribución definitiva. En dicho taller, los representantes de los partidos y movimientos apoyaron la tesis de considerar a Pichincha aparte de Quito (http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/pichincha-reclama-16-curules-por-ser-distrito-556790.html), lo que le permite acceder a 16 curules.

El problema con Pichincha es que no está claro si Quito es un Distrito Metropolitano con todas sus letras (y todas las atribuciones que le da la Constitución de 2008) o si está en proceso de ser Distrito (pero todavía no lo es). Esta duda nace porque la Constitución no indicó qué tratamiento se le de a Quito y el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomías y Descentralización (COOTAD) confundió más porque dijo que sí es un Distrito Metropolitano… pero que debe hacer el proceso de formación de un distrito.

Si Quito no es distrito metropolitano, su población cuenta para Pichincha, que en total tendría 2’576.287 habitantes, lo que le daría derecho a 15 asambleístas (2 por ser provincia, 12 por los 2´400.000 de población y uno más por la fracción de 176.287 habitantes restantes).

Pero siendo Quito un Distrito, elige asambleístas aparte de Pichincha. La población del distrito (2´239.191) implica 13 escaños: 2 por ser distrito más 11 por los 2’200.000 de población. La fracción restante (39.191) no le da para tener otro asiento.

A la Provincia de Pichincha, sin Quito, le quedan en realidad 337.096 habitantes, lo que da para tres asambleístas: dos por ser provincia más uno más por su población (200.000). Los restantes 137.096 no alcanzan para un cuarto asiento. Es por esto que la Provincia de Pichincha no está dividida en circunscripciones: sólo se le extirpó la población de Quito, distrito que sí está dividido en circunscripciones.

Para el caso de Manabí, la controversia estaba en si se ponía a Portoviejo en una circunscripción y a Manta en otra, o si se las ponía en una sola (Noticia de enero de 2012 sobre el tema: http://www.eldiario.com.ec/noticias-manabi-ecuador/218654-manabi-seria-dividida-en-2-distritos-electorales/). La primera opción hubiera dejado sin representación a los cantones del norte de Manabí, por lo que se decidió dejar a las dos ciudades mayores de la provincia en una misma circunscripción. (http://www.elcomercio.com/politica/competencia-Portoviejo-Manta-bajara-distritalizacion_0_767323489.html).

Finalmente, en el caso de Guayas, se ha criticado que haya áreas no conectadas entre sí para la circunscripción 4 (cantones principalmente rurales). Por otro lado, separar al Guayas urbano del rural, asegura que haya asambleístas que atiendan uno y otro electorado (http://ns2.ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=183859&umt=guayas_sera_provincia_que_elegira_mayor_numero_asambleistas_a_nivel_nacional).

Estas opciones fueron presentadas en el Consejo Consultivo del CNE el 14 de agosto (http://www.cne.gob.ec/index.php/organizaciones-politicas/consejo-consultivo-de-organizaciones-politicas), en donde hubo un aparente consenso de todas las organizaciones políticas, excepto Madera de Guerrero, porque estimaba que Quito no es Distrito Metropolitano, por lo que no debían otorgársele los 16 escaños, sino sólo 15 (http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101368549#.UKf64Gej3jE). En todo caso, ese día el Consejo Consultivo no emitió una decisión final, pues toda la sesión se concentró en el escándalo de las afiliaciones “involuntarias”.

  • · Qué esperar de los distritos

El CNE, en la elaboración de los mapas de las provincias, mencionaba tres principios: contiguidad, continuidad y compacidad, aludiendo a que las circunscripciones tenían que ser vecinas unas de otras, debían ser continuas territorialmente, es decir, no interrumpidas y de un electorado relativamente homogéneo.

La circunscripción 3 Guayas no es territorialmente continua, pues tiene parroquias de Guayaquil, más Samborondón, Durán y Playas. La circunscripción “Pichincha excepto Quito” es discontinua, pero ello es causa de considerar a Quito un Distrito Metropolitano.

El hecho de que la creación de los distritos depende del Consejo Nacional Electoral y no de la Asamblea podría implicar que se analice de manera técnica la forma de distribuir la población, pero la última palabra no está en manos de un legislativo donde participan casi todas las organizaciones políticas, sino en un Consejo con cinco miembros.

La distritalización decidida por el CNE ha sido criticada por Diario El Comercio (http://www.elcomercio.com.ec/editorial/DISTRITALIZACION-ARBITRARIA_0_759524231.html), el ex TSE Medardo Oleas (http://ns2.ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=179882&umt=distritalizacion_del_cne_en_pichincha_es_inmanejable_y_absurda_afirma_ex_presidente_del_tse_audio) y comunicadores sociales (http://www.eldiario.com.ec/noticias-manabi-ecuador/218654-manabi-seria-dividida-en-2-distritos-electorales/).

Se critica, principalmente, lo siguiente:

  • · Hay parroquias vecinas con características similares, que están en distritos distintos (Carcelén y Calderón, por ejemplo),
  • · Hay territorios distantes en un mismo distrito (Pedernales y Rocafuerte, por ejemplo),
  • · Hay zonas no continuas en un mismo distrito (El Empalme y Balao, por ejemplo),
  • · La publicidad en medios masivos no podrá segmentarse por distrito,
  • · Ante la falta de cuadros conocidos en parroquias poco representadas, se acudirá a caciques locales,
  • · Hay distritos con menos votantes que tienen casi igual escaños que otros distritos (Ejemplo: los 337 mil habitantes de “Pichincha excepto Quito” eligen 3 asambleístas, mientras los casi 738 mil de “Norte de Quito” eligen 4), y
  • · Los electores van a exigir obras concretas para su localidad, cosa que no puede cumplir un asambleísta.

Casi cualquier otra forma de distribuir las parroquias hubiera mantenido estas críticas. Y todas existen también en la elección de asambleístas en otras provincias: el riesgo de acudir a caciques, la vecindad de dos electores que estén en circunscripciones diferentes, el alcance de los medios de comunicación, etc.

Tal vez el problema más grande de esta experiencia inédita es que el elector no se entere del nuevo mecanismo, piense que debe recibir más papeletas o no sepa en qué distrito está (y tal vez le de ganas de cambiarse de distrito). Para difundir este cambio, el CNE contrató con la empresa Tokte Factory una campaña de difusión de las circunscripciones territoriales, que ya se puede escuchar en algunas radios (https://www.compraspublicas.gob.ec/ProcesoContratacion/compras/PC/informacionProcesoContratacion2.cpe?idSoliCompra=Ea_kVlohAWewBu_b0idLhB1gO9dZGPI_kxiABFqi77w,).

El principal riesgo está en que la distritalización cambie para ajustarse a la necesidad de un candidato, lo que se conoce como Gerrymandering: mover las fronteras del distrito en cada elección, para que salga ganador un candidato. (http://es.wikipedia.org/wiki/Gerrymandering). Aunque fueron informados de las circunscripciones en julio, y participaron de la decisión en agosto pasado, muchos políticos han acusado al CNE de dividir los distritos conforme a las necesidades electorales del partido de gobierno.

Sin embargo, observando fríamente, no parece que la división le de ventaja a nadie, pues todos los sujetos políticos (incluyendo PAIS) están en la misma situaicón en cuanto a distritos: han promocionado figuras sólo de ciertas parroquias, tienen estructura de base endeble y deben conquistar un mismo electorado en cada distrito. Donde hay más ventaja es en otras circunstancias, como por ejemplo estar al frente de un municipio o tener un historial de resultados. O el efecto de la publicidad y del manejo comunicacional (entrevistas, discursos, visitas, etc.).

Si los resultados electorales no se ven afectados por la distribución de las circunscripciones, se esperaría que la misma división se use en futuras elecciones, lo cual es bueno porque afecta que al elector se le diga “cambiaste de distrito” cada cuatro años.

¿Habrá en la próxima elección más distritos? Es casi imposible: Los Ríos, que es la provincia con más asambleístas después de Manabí, tiene derecho a seis curules. Llegará a las 8 curules cuando su población aumente más de 171 mil habitantes, que es más de lo que creció la población entre el censo de 2001 y el de 2010, por lo que capaz para el próximo censo (2020) no supere las 7 curules.

  • · Cómo conviene votar mejor

Tal vez la más importante pregunta sea ¿cómo votar mejor en un distrito? No voy a hablar de candidatos, sino de números y formas de asignación de escaños.

Antes, la elección en estas provincias implicaba una papeleta tamaño sábana, con muchos nombres y partidos. Al elector común le resultaba difícil recordar muchos nombres (imagínese recordar 18 nombres de políticos), peor encontrarlos en la papeleta con fotos muy pequeñas. Por eso era más fácil el voto en plancha.

En la práctica, el voto que se le daba a un candidato, se sumaba, al final del día, a todos los votos del partido o del movimiento y, según el número de votos de la lista, se distribuían los escaños entre las distintas listas. Sólo después de eso servían los votos por individuos, porque los escaños que le correspondían a la lista, no se entregaban en el orden de la lista, sino en el orden de los más votados. Entonces, cuando uno votaba en plancha, estaba, indirectamente, dando 14 o 18 votos al candidato más votado.

Ejemplo: En 2009, en Tungurahua se dió una alianza PAIS-ID para asambleístas. PAIS puso el primer nombre de la lista (Fernando González) y el último (Betty Carrillo). ID puso los nombres segundo y tercero. El número de votos que sacó la lista PAIS-ID, dio para dos escaños, los cuales se entregaron al primero de la lista y a la última, porque éstos obtuvieron más votos individuales que los otros candidatos.

En esta elección será igual: los votos individuales (dados a cada candidato) serán sumados para toda la lista, y las listas más votadas obtendrán escaños. Luego, los escaños que obtenga cada lista, se entregarán a cada candidato, en orden de quién más votado. Por tanto, cuando votes, tu voto será entregado al candidato más votado de esa lista.

No he realizado cálculos para comprobarla, pero mi hipótesis es que con distritos, el voto en plancha es menos importante que antes, porque en 2009 un elector tenía 14 o 18 votos para entregar, y podía entregarlos a una sóla lista; mientras que ahora, el mismo elector tendrá 4 o 5 votos. Si se los entrega todos a una misma lista, habrá aportado menos votos a esa lista que en el caso anterior.

La única papeleta-sábana que sobrevive, tras la creación de los distritos, será la papeleta de asambleísta nacional, que tiene 15 candidatos por cada lista. En esta papeleta, el total de votos de la lista será dividido para los números secuenciales (1, 2, 3, 4,…) y los resultados de esas divisiones servirán para asignar cuántos asientos se lleva cada lista.

En cambio, para asambleístas provinciales, el total de votos de la lista será dividido para números impares (1, 3, 5, 7,…). Esta forma de división, ayuda a los partidos o movimientos más votados (por ejemplo, Madera de Guerrero en Guayas, PSP en Napo, o MPD en Esmeraldas o, en fin, PAIS en otras provincias). Después de la elección de 2013, podremos comparar cómo hubiera sido una Asamblea con el sistema anterior (de distritos y de asignación de escaños) versus el sistema actual, pero por lo pronto, la distritalización acabó con casi todas las papeletas-sábana.

Publicado originalmente en GkillCity.

Advertisements

Historia fidedigna de la deducción de 10% en impuesto a la renta por reinversión de utilidades

Actualización: El campo sobre Código de la Producción se amplió para detallar lo planteado por Andrés Vergara en este tuit.

Este es un post breve que explica cómo surgió la norma que permite pagar menos impuesto a la renta a las empresas que reinvierten sus utilidades.

Crédito de la imagen: Tax Credits.
El Gobierno de Ecuador propone no permitir que los bancos tengan una reducción del 10% en sus utilidades cuando las reinvierten para incrementar su patrimonio. (Ver archivo de noticias de El Comercio sobre este tema) Se ha dicho que fue la misma administración de Correa la que creó esta exoneración o incentivo tributario. Veamos la historia fidedigna de esta norma para ver si esta afirmación es cierta.
1. La reforma de Gustavo Noboa
En realidad no es así. La tarifa normal de 25% de impuesto a la renta para sociedades (que en virtud del Código de la Producción, se va reduciendo hasta llegar a 22%), tuvo una rebaja de 10% desde 2001, en que el Presidente Gustavo Noboa envió una reforma tributaria. En efecto, el Pdte. Noboa envió un proyecto de ley por urgencia económica mediante oficio No. 0028 – DPR – 2001 de 9 de abril del 2001 (lo cual, por cierto, echa por tierra la teoría de que no se pueden enviar reformas tributarias por urgencia económica) y el congreso lo trató hasta antes del 9 de mayo de 2001.
El Congreso discutió la reforma a lo largo del mes de abril de 2001 y lo aprobó el 30 de ese mes. Se envió a la Función Ejecutiva para su sanción y veto y el 2 de mayo el Presidente envió un veto parcial. De ese veto, el Congreso se allanó a algunos artículos, pero no a otros.
Esos otros artículos pasaron por el ministerio de la Ley. Para insistir en el texto original y superar el veto, el Congreso necesitaba 2/3 de los votos, lo cual no se alcanzó. (Esto también echa por tierra la creencia de que en Montecristi se inventaron esa regla).
Todo esto se puede leer en el Suplemento del Registro Oficial N° 325 de 14 de mayo de 2001. En esa ley aprobada, se incluyó esta reforma, por favor notar que el art. 38 contenía la tarifa de impuesto a la renta para sociedades.

Art. 23. – a) En el segundo inciso del artículo innumerado siguiente al artículo 38 de la Ley de Régimen Tributario interno, sustitúyase: “33%” por: “25%”; y, b) lnclúyase un inciso a esta misma mioma que diga: “Las sociedades que reinviertan sus utilidades en el país podrán obtener una reducción del diez por ciento (10%) en la tarifa del impuesto a la renta sobre el monto reinvertido, siempre y cuado efectúen el correspondiente aumento de capital, el mismo que se perfeccionará con la inscripción en el respectivo Registro Mercantil hasta el 31 de diciembre del ejercicio impositivo posterior a aquel en que se generaron las utilidades materia de reinversión”.

Como el impuesto a la renta es anual, la reforma entró en vigor desde el siguiente período, que es 2002. Desde entonces, muchas empresas reinvertían todo o parte de sus utilidades, lo cual se reflejaba en la declaración de impuesto a la renta que debía hacerse hasta abril del siguiente año. Y el aumento de capital se formalizaba mediante un aumento de capital, que normalmente se otorga por documento privado o por escritura pública, y se inscribe en el Registro Mercantil y en el Registro de Sociedades que lleva la Superintendencia de Compañías.
Esta reducción se aplica a todas las sociedades, porque la norma no distingue ni limita a nadie. Por tanto, los bancos también se beneficiaban de la reducción de 10 puntos. Los balances de todos los bancos pueden verse en este enlace. Si tomamos cualquier banco, en un año desde 2002 en adelante, y vemos si ha reinvertido utilidades, el impuesto a la renta por pagar corresponde al 15% de la utilidad que se reinvierte.
Y eso es correcto, porque la norma de reducción fue introducida en 2001.
2. Reforma de Montecristi
Esa norma permaneció sin cambios hasta 2007, en que la Asamblea Constituyente de Montecristi aprobó la Ley de Equidad Tributaria, la cual adicionó, en su art. 92, una condición a la reinversión: que ésta se realice en ACTIVOS PRODUCTIVOS. Es decir, la reinversión de utilidades no puede destinarse a comprar activos improductivos, como un carrazo del año para el gerente o una mansión para el dueño (cosas así pasaban hasta 2007). Esta reforma consta en el Suplemento del Registro Oficial N° 242 de 29 de diciembre de 2007:

Art. 37.- (…) Las sociedades que reinviertan sus utilidades en el país podrán obtener una reducción de 10 puntos porcentuales de la tarifa del Impuesto a la Renta sobre el monto reinvertido, siempre y cuando lo destinen a la adquisición de maquinarias nuevas o equipos nuevos que se utilicen para su actividad productiva y efectúen el correspondiente aumento de capital, el mismo que se perfeccionará con la inscripción en el respectivo Registro Mercantil hasta el 31 de diciembre del ejercicio impositivo posterior a aquel en que se generaron las utilidades materia de la reinversión. (…)”

Es decir, la Asamblea de Montecristi no estableció una ventaja o incentivo a los bancos ni a ningún contribuyente, sino que redujo la posibilidad de acceder al incentivo, sujetándola a una condición. Aún así, los bancos podían reducir su impuesto, si la reinversión se destinaba a comprar equipos nuevos, como detectores de billetes o cámaras, por ejemplo.
3. Reforma de 2008
Ahora, resulta que había contribuyentes que sí reinvertían en actividades productivas, pero que las mismas no calzaban en la redacción de “maquinarias nuevas o equipos nuevos”, por ejemplo: empresas dedicadas al sector servicios. Por eso se amplió la condición en la reforma tributaria de diciembre de 2008, para permitir que se reduzca el impuesto si la reinversión se destina a crédito, según consta en el Suplemento del Registro Oficial N° 497 de 30 de Diciembre del 2008:

Art. 37.- (…) Las sociedades que reinviertan sus utilidades en el país podrán obtener una reducción de 10 puntos porcentuales de la tarifa del Impuesto a la Renta sobre el monto reinvertido, siempre y cuando lo destinen a la adquisición de maquinarias nuevas o equipos nuevos que se utilicen para su actividad productiva y efectúen el correspondiente aumento de capital. En el caso de instituciones financieras privadas, cooperativas de ahorro y crédito y similares, también podrán obtener dicha reducción, siempre y cuando lo destinen al otorgamiento de créditos para el sector productivo, incluidos los pequeños y medianos productores, en las condiciones que lo establezca el reglamento, y efectúen el correspondiente aumento de capital. El aumento de capital se perfeccionará con la inscripción en el respectivo Registro Mercantil hasta el 31 de diciembre del ejercicio impositivo posterior a aquel en que se generaron las utilidades materia de la reinversión, y en el caso de las cooperativas de ahorro y crédito y similares se perfeccionará de conformidad con las normas pertinentes. (…)”

Esto quiere decir que se volvió a abrir una condición que antes (de 2001 a 2007) ya era abierta y permitía reinvertir las utilidades en créditos. Es importante notar que el crédito debe ser productivo. No se puede destinar las utilidades reinvertidas a dart crédito de consumo, por ejemplo.
Aquí no nació el incentivo para los bancos, porque éstos ya usaban la reducción de impuestos desde 2002, pero en todo caso, de lo que no hay duda es que no se creó la norma en el Código de la Producción (que data de 2010).
 El Reglamento a la Ley establecía más detalles sobre la aplicación de esta norma de reinversión en el caso de entidades financieras, que no explico por falta de tiempo.
Pero como ven, la reinversión todavía no traía ventajas tributarias para contribuyentes que ni compraban equipos nuevos ni otorgaban créditos. ¿Qué pasaba con ellos? Por eso tuvo que reformarse el incentivo en 2008, para ampliarlo a otras actividades, pero sin arriesgarse a volver a permitir un escudo fiscal que sea mal utilizado.
4. Reforma tributaria de 2009
La reforma tributaria de 2009, publicada en el Suplemento del Registro Oficial N° 94 de 23 de Diciembre del 2009, contiene una nueva redacción para el incentivo de reinversión de utilidades, incluyendo un nuevo inciso:

Art. 37.- (…) Las sociedades que reinviertan sus utilidades en el país podrán obtener una reducción de 10 puntos porcentuales de la tarifa del Impuesto a la Renta sobre el monto reinvertido en activos productivos, siempre y cuando lo destinen a la adquisición de maquinarias nuevas o equipos nuevos que se utilicen para su actividad productiva, así como para la adquisición de bienes relacionados con investigación y tecnología que mejoren productividad, generen diversificación productiva e incremento de empleo, para lo cual deberán efectuar el correspondiente aumento de capital y cumplir con los requisitos que se establecerán en el Reglamento a la presente Ley. En el caso de instituciones financieras privadas, cooperativas de ahorro y crédito y similares, también podrán obtener dicha reducción, siempre y cuando lo destinen al otorgamiento de créditos para el sector productivo, incluidos los pequeños y medianos productores, en las condiciones que lo establezca el reglamento, y efectúen el correspondiente aumento de capital. El aumento de capital se perfeccionará con la inscripción en el respectivo Registro Mercantil hasta el 31 de diciembre del ejercicio impositivo posterior a aquel en que se generaron las utilidades materia de la reinversión, y en el caso de las cooperativas de ahorro y crédito y similares se perfeccionará de conformidad con las normas pertinentes. En casos excepcionales y debidamente justificados mediante informe técnico del Consejo de la Producción y de la Política Económica, el Presidente de la República del Ecuador mediante Decreto Ejecutivo podrá establecer otros activos productivos sobre los que se reinvierta las utilidades y por tanto obtener el descuento de los 10 puntos porcentuales. La definición de activos productivos deberá constar en el Reglamento a la presente Ley. (…)”

5. Reforma de 2010
En julio de 2010 se aprobó, por el ministerio de la ley, una ley enviada con urgencia económica para reformar la Ley de Hidrocarburos. Esa ley contenía una reforma tributaria relacionada con hidrocarburos (otra prueba de que sí se puede reformar las normas tributarias por urgencia económica y, al menos, una prueba de que la vía de urgencia económica no es de uso reciente para temas tributarios). Esta reforma, publicada en el Suplemento del Registro Oficial N° 244 de 27 de Julio del 2010, estableció el siguiente inciso:

Art. 37.- (…) Las empresas de exploración y explotación de hidrocarburos estarán sujetas al impuesto mínimo del veinte y cinco por ciento (25%) sobre su base imponible. (…)”

Esto significa que las empresas petroleras no podían reducir su tarifa de impuesto a la renta. Hagan lo que hagan.
Fíjense que este tipo de normas no representan discriminación tributaria, porque no trata distinto a los contribuyentes de una misma naturaleza, sino que a todos los contribuyentes de naturaleza petrolera les trata igual.
6. Código de la Producción
En diciembre de 2010 se publicó el Código de la Producción que trae una serie de incentivos tributarios, pero no se topó el tema de reinverisón de utilidades para los bancos sólo para permitir que la reinversión de utilidades aplique también para activos del sector agrícola.

Esta reforma se publicó en el Suplemento del Registro Oficial N° 351 de 29 de diciembre de 2010 y es lo que está vigente hasta ahorita:

Art. 37.- Tarifa del impuesto a la renta para sociedades.- Las sociedades constituidas en el Ecuador, así como las sucursales de sociedades extranjeras domiciliadas en el país y los establecimientos permanentes de sociedades extranjeras no domiciliadas, que obtengan ingresos gravables, estarán sujetas a la tarifa impositiva del veinte y dos por ciento (22%) sobre su base imponible.

Las sociedades que reinviertan sus utilidades en el país podrán obtener una reducción de 10 puntos porcentuales de la tarifa del Impuesto a la Renta sobre el monto reinvertido en activos productivos, siempre y cuando lo destinen a la adquisición de maquinarias nuevas o equipos nuevos, activos para riego, material vegetativo, plántulas y todo insumo vegetal para producción agrícola, forestal, ganadera y de floricultura, que se utilicen para su actividad productiva, así como para la adquisición de bienes relacionados con investigación y tecnología que mejoren productividad, generen diversificación productiva e incremento de empleo, para lo cual deberán efectuar el correspondiente aumento de capital y cumplir con los requisitos que se establecerán en el Reglamento a la presente Ley. En el caso de instituciones financieras privadas, cooperativas de ahorro y crédito y similares, también podrán obtener dicha reducción, siempre y cuando lo destinen al otorgamiento de créditos para el sector productivo, incluidos los pequeños y medianos productores, en las condiciones que lo establezca el reglamento, y efectúen el correspondiente aumento de capital. El aumento de capital se perfeccionará con la inscripción en el respectivo Registro Mercantil hasta el 31 de diciembre del ejercicio impositivo posterior a aquel en que se generaron las utilidades materia de la reinversión, y en el caso de las cooperativas de ahorro y crédito y similares se perfeccionará de conformidad con las normas pertinentes.

En casos excepcionales y debidamente justificados mediante informe técnico del Consejo de la Producción y de la Política Económica, el Presidente de la República del Ecuador mediante Decreto Ejecutivo podrá establecer otros activos productivos sobre los que se reinvierta las utilidades y por tanto obtener el descuento de los 10 puntos porcentuales. La definición de activos productivos deberá constar en el Reglamento a la presente Ley.

Las empresas de exploración y explotación de hidrocarburos estarán sujetas al impuesto mínimo establecido para sociedades sobre su base imponible en los términos del inciso primero del presente artículo.

Cuando una sociedad otorgue a sus socios, accionistas, partícipes o beneficiarios, préstamos de dinero, se considerará dividendos o beneficios anticipados por la sociedad y por consiguiente, ésta deberá efectuar la retención correspondiente a la tarifa prevista para sociedades sobre su monto. Tal retención será declarada y pagada al mes siguiente de efectuada y dentro de los plazos previstos en el Reglamento, y constituirá crédito tributario para la empresa en su declaración de impuesto a la Renta.

A todos los efectos previstos en la ley de Régimen Tributario, cuando se haga referencia a la tarifa general del Impuesto a la Renta de Sociedades, entiéndase a la misma en el porcentaje del 22%, en los términos previstos en el inciso primero del presente artículo.”

Si se lee la reforma de 2008, se puede ver que no está la deducción de los bancos en el Código de la Producción.

Si se ven las declaraciones de impuestos de los bancos, se puede ver que la deducción se aplica desde 2002, tal como manda la reforma tributaria aprobada en 2001.

7. Impuestos verdes
Luego, en 2011, se publicó la reforma llamada “impuestos verdes”, la cual no modificó las normas sobre reinversión de utilidades.
8. Otros incentivos tributarios (lista no exhaustiva)
8.1. Los incentivos del Código de la Producción para todos los contribuyentes, son varios:
  • Reducción de tres puntos del Impuesto a la Renta, 1% anual, de tal manera que en el 2013, éste será del 22%.
  • Exoneración del Impuesto a la Salida de las Divisas (2%) para financiamiento externo de más de un año plazo y con tasas menores a la tasa máxima aprobada por el BCE.
  • Exoneración en el cálculo del impuesto mínimo del 2011 y en adelante de: los gastos incrementales por nuevo empleo o mejoras salariales, adquisición de nuevos activos para mejoras de productividad y tecnología, producción más limpia y de todos los incentivos de este Código.
  • Reducción del 10% del Impuesto a la Renta para la reinversión de la utilidad en activos productivos de innovación y tecnología.  
8.2. Democratización para la Transformación Productiva
Las Compañías que decidan abrir su capital y vender acciones a sus trabajadores, tendrán los siguientes beneficios: Diferir el pago del Impuesto a la Renta y su anticipo, por 5 años. En caso de optar por un crédito para el financiamiento para la compra de acciones, los intereses estarán exentos del Impuesto a la Renta.  
8.3 Para la Producción más verde
Para el cálculo del Impuesto a la Renta, se considerará una deducción adicional del 100% del gasto en compra de maquinaria y equipos para producción más limpia, y para la implementación de sistemas de energías renovables (solar, eólica o similares), o a la mitigación del impacto ambiental.
9. Conclusión
La reducción del impuesto a la renta para bancos (y todas las sociedades, en realidad) fue creado en 2001, limitado en 2007 y nuevamente ampliado en 2008.

10. Para leer más: 

Publicado originalmente en el blog j-major.